La web erotica de anonimo

http://anonimo.parejas.net

Parejas.NET

Parejas.NETRelatos publicados:

Historia de una Noche de Agosto (Fantasia)

 


Hola Amigos del Canal Parejas!


Les envío el relato que escribí sobre estos eventos nuestros, que les aclarará todas sus dudas, y por demás, los hará divertirse mucho.


Un saludo cordial,


Pedro.


Nota: No olviden enviarme sus comentarios.




Llevo ya algunos días pensando en cómo escribir esta historia. Y sólo hasta hoy me decido a sentarme frente al teclado para intentar un primer acercamiento, que creo será el único.


Para ello, he pensado en tomar los moldes en que vienen la mayoría de relatos eróticos que he leído sobre tríos, y simplemente cambiar algunos detalles y momentos, para que todo sea más fácil. Es decir, simplemente decir que ella y nosotros dos, metimos, sacamos, chupamos, succionamos, dijimos cosas como "perra", "córrete", "oh, que rico", etc., y llegar nuevamente a lo común de este tipo de historias: corridas violentas, semen por doquier, y otra sarta de estupideces que dejarían por fuera lo divertido de esta historia.


También he pensado en hacer una cronología detallada de cada uno de los eventos que terminaron en ésta aventura divertida y anecdótica, más que sexualmente llena de vivencias.


He pensado igualmente, simplemente dejar pasar la oportunidad de contarla a los demás, por considerarla muy "intima y privada". Sin embargo, creo que debo escribirlo, más para mi que para cualquiera que pueda leerlo, porque así me divertiré nuevamente con esta situación, nueva para mi. Así que he hecho un poco de todo, y espero que salga bien.


Debo hacer una advertencia a todos aquellos que van a comenzar a leer. Si Usted piensa que después de terminar la lectura de "Salomé", tendrá en sus manos el producto de una corrida bestial, ahórrese el esfuerzo de la lectura, y simplemente busque otro relato que le sirva para ello; si lo que busca es excitarse y fantasear con tener un trío como el que yo experimenté la semana anterior, tal vez piense diferente después de conocer el final; ahora que si lo que busca es divertirse un poco con una vivencia real, de personas reales, comunes y corrientes, quédese, y tal vez, reconozca en algunos de nosotros tres, algo suyo. Por último, esta es mi versión de los hechos, pese a que será consultada con los otros participantes antes de su divulgación al público en general.


Sí después de esta muy aburrida introducción, aún tiene ganas de saber lo que se esconde detrás de SALOMÉ, tome asiento, compre un refresco, y diviértase.


PRELUDIO


Desperté antes de las 6:00 a.m..


Me encontraba en un lugar desconocido pero familiar. Era el cuarto de un motel, similar a todos los cuartos de Motel que conozco. Una cama grande al centro, un baño completo, un espejo recubriendo gran parte de la pared frente a la cama, una mesa de noche con un estéreo para carro empotrado, un teléfono, la puertita para comunicación con los encargados, y el televisor, prendido y en el canal X.


Para saber la hora, tuve que caminar desnudo por el cuarto hasta la mesa en la que había dejado el reloj. Sólo hasta entonces, haciendo un recorrido visual por el lugar, empecé a darme cuenta exacta de todo lo que había pasado, y como éste era el epílogo de una historia que había comenzado hacía ya unas semanas atrás. Regresé a la cama, volví bajo las cobijas evitando el frío que calaba mi cuerpo y hacía acentuar mi gripe, y dije:


-Niños, es hora de irnos a nuestras casas...


PRIMER ACTO. La aventura se inicia


Hace ya algún tiempo que estoy inscrito en la lista de correo del CRE (para quienes no lo conocen, el Club de Relatos Eróticos es el mejor lugar en español para leer relatos eróticos), pero siempre me había limitado a leer lo que otros enviaban. Un día, Mónica (que bella eres Mónica), envió un mensaje a toda la lista, dirigido a los colombianos, diciéndonos que nos tenía una sorpresa, la cual daría a conocer a los que le escribiéramos.


Suelo ser muy curioso, por lo que le escribí diciendo que yo era colombiano (de Bogotá, para ubicarnos mejor), y que estaba interesado en su sorpresa. Realmente pensé que Mónica era la sorpresa, y que tendría que ver con algún viaje que haría a nuestro país. El juego que se inició con ese primer mensaje era realmente excitante.


El segundo mensaje fue aún más extraño y delicioso a la vez. En él, Mónica me hacía (al igual que a los otros colombianos curiosos que escribieron) un rosario de preguntas sobre mi. Que cómo era, que qué hacía, que dónde trabajaba, que cuáles eran mis gustos sexuales, mis fantasías, lo que nunca haría, etc.


Nuevamente el juego me guió y contesté todas las preguntas que se me hicieron. Creo que no vale la pena hacer descripciones minuciosas ni repetir lo dicho. En realidad, creo que sólo será necesario decir que tengo 27 años, mido 1,70, peso 65 kilos -distribuidos no como yo quisiera-, cabello y ojos oscuros, trigueño y velludo. Que soy profesional -abogado para más señas-, que en el sexo me gusta todo lo que pueda hacer sentir placer a una persona, pero que no soporto el dolor y la sumisión, y que en cuestiones de cama he ido más allá que muchos, pero que me falta ir donde otros ya han estado. En conclusión, no soy modelo de revista, ni mucho menos. Soy un tipo como cualquier otro que usted de manera desprevenida puede cruzarse por la calle.


La cosa quedó así como por una semana y media más o menos. El lunes pasado (3 de agosto), en mi casa, revisando mi correo, encontré el siguiente mensaje de Mónica:


"HOLA AMOR:


Bueno te tengo una sorpresa, junto con otras dos personas tu eres el elegido. Se trata de lo siguiente y necesito que me contestes lo antes posible confirmando si puedes o no OK?


Una amiga de Colombia que no quiere que les diga su nombre y por favor no se lo pregunten, pero vamos a llamarla por petición de ella SALOME, tiene la fantasía de pasar una noche super erótica y muy sexual.


Tiene su fantasía de hacerlo con 2 o 3 hombres al mismo momento, así que tu eres el elegido por ella entre otros dos más y la cita será en, CHARLOT en la zona rosa cerca a Andino. (Desde luego en Bogotá) La hora será a las 8.00 p.m. el próximo viernes 7 de agosto.


SALOME ira vestida con falda negra, medias en seda, tacones destapados, una blusa semitransparente azul rey con un body en el mismo color debajo.


Deberás llevar una rosa en la mano y entregársela con una tarjeta que diga para Salomé y lo que tu quieras escribir.


Por favor Salome solo pide que sean limpios, que usen condón y que no le pregunten su nombre. Esta es aventura para una sola noche y si alguna vez la vuelven a ver en la calle ni la saluden, hagan como que no se conocieron nunca, a menos que ella en esa cita del próximo viernes les haga saber lo contrario.


SALOME es muy accesible y mucho muy erótica, por favor no la defrauden, ella esta decidida a todo con ustedes, esta dispuesta a todo con tal de cumplir sus fantasías menos al sadomasoquismo, pero hay una cosa que tendrían que entender. Si en ese momento alguno de ustedes por la razón que sea no lo acepta tendrá que retirarse pues SALOME sin reservas hará disfrutar a los demás.


Al que no le guste esta situación mejor que lo diga ahora pues no hay compromiso para nadie el irse o no a la cama OK?


SALOME es un mujer muy bonita de mediana estatura y con unos ricos senos grandes y hermosos a los cuales les gusta hacerlo entre ellas "la rusa", se las mamara y les permitirá hacerlo como quieran y por donde quieran, además tiene la fantasía de que entre los 3 se la metan al mismo tiempo cada uno por un lugar diferente, imagino ya saben como, por adelante, por atrás y por la boca.


Como un último favor necesito saber si no pueden asistir que me lo avisen, para que ella escoja de la lista del CRE y de quienes me mandaron sus mensajes a otras personas para completar a los 3 que requieren su fantasías.


¿Estamos todos de acuerdo?


BESOS MUY CALIENTES


MONICA"


Imagínense las cosas que alcanzan a pasar por la cabeza después de leer un mensaje así. Esa noche, entre sueños y pesadillas -todos húmedos, por supuesto- mi imaginación voló desde una noche espectacular, pasando porque Salomé era una amiga conocida, hasta el peor de los encuentros, con atraco y violación por parte de mis compañeros (sin mencionar el hecho de que en algunos de esos sueños, Salomé se apareció con un clítoris de unos 20 cms.) Es más, uno de los sueños más divertidos fue cuándo al entrar al lugar escogido, me iba a encontrar con un sinnúmero de bogotanos, cada uno con una rosa en la mano, junto a una pancarta que anunciaba la creación del Club de Fans del CRE en Bogotá. Se imaginan!


El juego despertó una gran curiosidad y ansiedad, que se reveló en mis acciones durante los siguientes días. Sin embargo, como buen colombiano, me preocupaban muchas cosas, y comencé a enredarlo. Primero fue escribirle a Mónica pidiendo más información de Salomé y de los "otros" compañeros de aventuras. Siempre tratando de buscar ventajas!!!


Luego fue enviar a la lista del CRE un mensaje cifrado: "Eres elegido para una aventura en Colombia. Los que son saben de que estoy hablando, por qué no me escriben y nos conocemos antes por mail?"


El primero en contestar finalmente no asistió por un problema de salud. Con el otro, luego de intercambiar algunos mails, nos quedamos de encontrar en Kaoba, un lugar cercano al de nuestra cita, con una hora de anticipación, con el fin de conocernos antes de nuestro encuentro con Salomé. Lo otro, fue confirmarle a Mónica y por su intermedio a Salomé, que la cita se cumpliría. (debería agregar que, como cosa rara entre nosotros, no nos poníamos de acuerdo de vernos el Viernes o el Sábado, que el día festivo, que yo no puedo, que yo tampoco, etc.) En últimas, con EFA (así llamaré de ahora en adelante a mi compañero de aventura), quedamos en que todo se haría el Viernes o nunca.


SEGUNDO ACTO: El Encuentro.


El viernes en la mañana, día de la cita, amanecí enfermo. La gripa o gripe, como quieran llamarla, se había apoderado de mi, y me estaba sintiendo muy mal, tanto que pensé en llamar a EFA y cancelar mi participación. Sin embargo, pudo más mi curiosidad que mi flaqueza, y luego de tomar varios antigripales, descongestionantes, antipiréticos y anti-instamínicos, (o como se llamen), me dirigí a cumplir mi cita con Salomé.


No encontramos a las 7:00 p.m. en la puerta de Kaoba. Ya nos habíamos dicho como reconocernos. Sabíamos que éramos nosotros y Salomé, salvo que el cuarto hombre en contienda, que nunca se comunicó, apareciera de improviso, con la rosa en la mano. Nosotros no habíamos llevado rosa, ni pensábamos comprarla, porque como diría mi compañero EFA, si nos sale un "canasto" de vieja, pues nos vamos y listo.


Al iniciar la conversación con EFA, me dijo que había hablado con Salomé -estaba más adelantado que yo- que había cambiado el lugar de encuentro para el que nos encontrábamos, y que llegaría a las 8:00 p.m. puntual como había prometido.


EFA es un tipo de 29 años, complexión normal, con algo de gramos equivocadamente ubicados -como yo-, de unos 1.75 de alto, cabello oscuro y ojos castaños. Otro tipo común y corriente, de aquellos con los que solemos tropezarnos por la calle y pedir disculpas.


Dijimos muchas cosas para ser un par de desconocidos, que tenían como meta tirar, culiar, hacer el amor, o como quieran llamarlo, con una desconocida, que tenía como fantasía ser el jamón de un emparedado. Se imaginan la conversación?!


Entre sorbo y sorbo de cerveza, y de hacer comentarios sin importancia sobre el asunto, llegó una mujer que podría ser Salomé. Aún no era la hora, pero podría ser. Entró al local (nosotros nos encontrábamos en una de las mesas al aire libre del lugar, para tener visibilidad total) y no volvió a salir. Como no teníamos rosa alguna que nos delatara, no nos reconoció. Entonces EFA entró al baño, y de paso a mirar si la dama en cuestión era Salomé. Al poco tiempo salió con ella y se sentaron junto a mi en la mesa que teníamos.


Este relato ha sido tan sincero hasta ahora que no empezaré a decir mentiras sólo por aumentar el raiting.


Salomé es una mujer de unos treinta y tantos años, robusta y grande. No es muy alta, pero sí bastante acuerpadita, con unos senos, fielmente descritos por Mónica, grandes y propicios para una Rusa. No es una mujer atractiva ni deslumbrante a simple vista. Dista mucho de ser una modelo de revista, o una reina de belleza. La diferencia de edad entre ella y nosotros era evidente aunque no es tan grande como ustedes podrían creer. Vestía como se nos había indicado, salvo porque llegó al lugar con un abrigo y una pañoleta (o mascada), y con una blusa que no era transparente. Recuerdo ahora que planeamos que me amarraría a la cama con la pañoleta, lo cual, tampoco se hizo.


Para ser franco, a mi no me gustó de golpe.


Entre EFA y yo nos cruzamos algunas miradas. La situación no era de todos los días, y no sabíamos exactamente como comportarnos. Llegó el momento de presentarnos, decirnos un poco más de cada uno, y de conversar cosas comunes, sin profundizar. Nuestra conversación entonces giró sobre el trío, consoladores, lesbianismo, bisexualidad, si conocía personalmente a Mónica, etc. Cosas sin importancia!


EFA no perdió el tiempo. Desde donde yo estaba se podía ver que él estaba inspeccionando el terreno en el que nos moveríamos esa noche. Sin mucho tapujo, le fue metiendo mano a nuestra nueva amiga, que antes que incomodarse, movía su humanidad para permitir una mayor acceso.


Yo por mi parte me sentía un poco incómodo con la situación, puesto que estabamos en un sitio abierto, iluminado y rodeados de muchas personas. Siempre he sido muy respetuoso de los sitios abiertos, así que deje, por entonces, que él hiciera el trabajo "sucio". La conversación se hizo más directa, y a cada momento se hacía alusión a lo que podría pasar esa noche. Habíamos abandonado la cerveza y ahora degustábamos un vodka, que mejoraba el panorama de todos. Mi gripa no se sentía, pero si el estado de elevamiento propio de un dopaje con antigripales.


Terminada la media botella de licor pedida, informado por mi compañero de la rasurada vulva de Salomé, y habiendo ya intercambiado sin pudor algunos besos no profundos entre ellos y entre ella y yo; y luego de saber que a Salomé la calentaba sobremanera el bailar, creímos "conveniente" cambiar de escenario.


En el lugar elegido (Galería Café Libro), en la misma Zona Rosa, tomamos una mesa pegada a una de las paredes, y pedimos otra media botella de vodka, para no mezclar. El primer turno de baile fue para mi, momento en el cual Salomé y yo nos fundimos en un beso, ahora sí profundo y húmedo, juntando nuestro cuerpos, haciendo una exploración más atrevida en plena pista de baile.


En este momento debo confesar que, pese a que quería sentir mucha mayor excitación que la que tenía, mi estado de salud y de dopaje, no me lo permitían. Sin embargo, allí estaba y disfrutaba del momento, de la aventura y de lo nunca antes realizado. Mi curiosidad me estaba ganando la partida.


El turno fue para Salomé y EFA. Dos piezas musicales y el regresó a la mesa. Minutos después llegó ella y me entregó, para que yo se los guardara, sus negros calzones (panties, bombachas, etc.). Estaba allí, entre los dos, desnuda bajo su falda, con unas excitantes medias negras que llegaban hasta la parte media de sus muslos.


El descaro se apoderó de nosotros a medida que el licor se agotaba y la música nos invadía. En la pista se dejaba acariciar su sexo, haciendo lo propio, mientras su lengua se unía con la mía al mismo ritmo que la música. En efecto, tenía la vulva depilada (o la vagina, aunque a algunos eruditos en el tema les parezca un despropósito anatómico). No sé si EFA hacía lo mismo al salir a bailar con ella, pero no me extrañaría que así lo hiciera.


Cuando nos sentábamos a la mesa, los tres, y sin importarnos no estar en un lugar aislado y oscuro, nos manoseábamos sin prevención alguna, sin importar que los vecinos notaran lo que estabamos haciendo. Ella tomaba los trocitos de fruta que nos trajeron con el licor, y de manera lasciva nos los daba para que nos los comiéramos, mientras chupábamos sus dedos. Si no era esto, entonces, nos dábamos besos profundos, explorando con la lengua cada rincón de nuestras bocas. Salomé buscaba en la mía, luego en la de EFA, para luego volver a mi, etc.


Era divertido ver la cara de una chica a mi derecha, que no perdía movimiento de lo que hacíamos, y luego como lo comentaba con sus dos compañeros de mesa. Si mi idea era hacer un trío para tener que contar a mis nietos, estaba yendo mucho más allá, y me encantaba. (advierto sí, que aún no lograba entrar en calor!)


Antes de que cerraran el lugar, y luego de tomarnos el Vodka pedido, de manosearnos totalmente, de disfrutar de los flujos de Salomé (para hacer un poco candente esta historia, contaré que luego de meter mi mano para acariciarla, la sacaba y chupaba mis dedos y hacía que ella los chupara), nos decidimos a buscar un lugar en el cual pudiéramos dar rienda suelta a las pasiones de Salomé y a cumplir con sus fantasías. Para entonces, yo me encontraba no muy bien, pero aún así, no me detendría en esta aventura.


TERCER ACTO: Menage au Trois (no se si así se escriba!)


Al salir a la calle, el frío y el viento me golpeó muy fuerte, y vomité (hago lo más apegado a la realidad este relato). No tenía nada que ver con lo que pasaba, pero ocurrió. Sin embargo, me sentó muy bien, y mejoré mucho. Después de ello, nos encontramos frente a dos problemas. El primero era que ninguno de los tres contaba con un sitio propio al cual ir. El segundo, que EFA tenía su carro en el parqueadero del Andino, y yo tenía el mío sobre la Calle 82. Eso quiere decir, que éramos tres personas, para entrar a un Motel, en dos carros!.


Decidimos entonces que iríamos a Rocamar, y que daríamos un sobre precio para que nos dejaran entrar a lo tres; y que mi carro, lo dejaríamos en mi casa, por ser el lugar más cercano para hacerlo. Salomé se fue conmigo mientras EFA iba por su carro, y quedamos de encontrarnos en la 7ª bajo el puente de la calle 100. Durante el recorrido, no dejé un sólo instante de acariciar a Salomé, de recorrerla. Cuándo nos encontramos con EFA, decidí que era mejor dejar mi carro en un lugar más cercano y no tener que ir hasta mi casa, así que lo dejé frente a la casa de una amiga. Al subir al carro de EFA, desde atrás me dediqué a acariciar los enormes senos de Salomé, mientras nos dirigíamos al Motel.


Nunca piensen que en Rocamar los van a dejar entrar si llegan en número impar. Ese fue un error de principiantes. Al tener la negativa del celador, nos decidimos por La Cita, a unos metros de allí, pero para prevenir, me metí entre el baúl del carro, para entrar de "contrabando" como decimos por aquí.


Ya adentro, del lugar, en la habitación indicada, al cerrar la puerta del garaje, EFA abrió el baúl y salí rápidamente, pero creo que me vieron. No dijeron nada, pero al pedir otra media botella de vodka, misteriosamente trajeron tres vasos!!!


Ya sólos, dejamos correr la imaginación.


Salomé me tumbó en la cama y comenzó frenéticamente a quitarme la ropa. En segundos me encontraba desnudo ante ella, mientras mi compañero de juerga se colocaba en la misma situación. Luego la desvestimos a ella. No se dejó quitar el body, por lo que siempre estuvo con esa pieza de ropa puesta.


Para mi los detalles son un poco confusos. No sé exactamente lo que pasó, salvo que realmente yo no hice nada. Mi estado de semiebriedad, aunado con el dopaje por el antigripal, me tenían a media marcha, lo cual no fue obstáculo para que, mientras yo daba sendos lametazos a Salomé, y recorría su sexo con mi lengua mientras le metía mis dedos, EFA se deleitaba con una muy buena mamada que ella le propinaba. El estaba listo, así que mientras colocaba un preservativo en su miembro, yo me acomodé para que Salomé me lo chupara como había hecho con él.


No tardó mucho en venirse ella, entre jadeos y murmullos, y no tardó mucho en venirse él, entre otros tantos. Mientras tanto mi muerto no daba señales de vida. Terminado el primer polvo de nuestro amigo, me dediqué a explorar con mi mano el sexo de Salomé.


-sí, oh, ahhh, umhhh, agggg, cógeme el gallito- me decía con voz entrecortada, mientras trataba de que yo me pusiera en forma.


-Apriétalo más papi- gemía


-Un poco más arriba- decía sin parar de jadear. Y mi mano obediente, hacía lo que le pedían.


En un momento inesperado, "armado" hasta los dientes, salté de la cama y tomé un condón para enfundar mi espada (esta frase me parece genial!).


Me situé entre sus piernas y mirándola a la cara, la penetré con fuerza. Sin embargo, el momento no duró mucho, puesto que yo no tuve ánimos suficientes para mantenerme en vigor. Así que sin llegar a culminar mi faena, desmonté de ella y me dediqué a obtener sus jugos con mis dedos y mi lengua.


Mientras tanto, mi compañero entraba nuevamente en calor. De sus boxers con caritas de Mickey Mouse, salía altiva nuevamente su verga para otro encuentro con Salomé.


-Ponte en cuatro- dijo con voz ordenadora, lo que hizo que Salomé cambiara de posición.


La penetró sin tardanza, mientras yo acariciaba su "gallito" para hacerle más placentero el orgasmo que se aproximaba. Si yo no estaba en condiciones de satisfacerla por medios normales, no significaba que no podía utilizar mis manos y mi lengua para ellos. Intenté meter mi dedo junto a la verga de EFA, pero este no dio espacio y me pidió que no se la "pellizcara". En fin, terminaron entre jadeos y murmullos nuevamente.


El se acostó al lado derecho de la cama y comenzó a dormir y a roncar!. Ella se abrazó a mi, rodeándome con sus brazos y diciendo quedamente que quería estar, en otra ocasión, a solas conmigo. Mientras tanto jugueteaba con mi miembro, que como toda la noche, pasaba de un estado de flacidez a uno de semi erección, para luego decrecer nuevamente. No soy un hombre viejo, ni nada por el estilo, pero no me avergüenzo de decir lo que estoy diciendo, porque creo que a todos nos a ocurrido alguna vez. Y si sumamos los elementos -gripa, antigripal, vodka, poca química- no resulta tan ilógico.


Nuevamente jugué con su gallito, hasta que nos quedamos dormidos.


Fue tal la emoción, la excitación, la inexperiencia, que ni hicimos la Rusa, ni el emparedado, ni nada, salvo por los dos polvos de EFA, mis faenas linguales, y el "apretamiento" del gallito de Salomé.


CUARTO ACTO: Despertar al amanecer....


Antes de las 6:00 a.m. desperté, mientras en las 20" de pantalla del televisor, una muy cinematográfica porción de carne penetraba el culito de una joven doncella (jeje), que parecía partirse en dos, mientras se escuchaban los -yes, yes, oh god, yes, more baby, more, yes oh...- característicos de este tipo de películas.


Como ya dije, para saber la hora, tuve que ir hasta unos de los extremos del cuarto para tomar mi reloj, y darme cuenta que era hora de partir. Regresé a la cama, me cubrí con las cobijas, y les dije: -niños, es hora de ir a casa..- Salomé se movió perezosamente en la cama, mientras EFA intentaba despertarse.


Cinco minutos después, todos intentábamos encontrar nuestras ropas regadas por el suelo. Me vestí y ayudé a Salomé a encontrar sus prendas. Me pidió que le devolviera sus calzones negros, a lo cual, entre chiste y chanza me negué, hasta que casi suplicó. EFA mientras tanto lavaba sus dientes...


Personalmente nunca he planeado tanto la ida a un Motel como para llevar mi crema dental...


En fín, cosa de 10 minutos y estabamos listos para salir, cuenta cancelada, y yo, nuevamente en la silla de atrás, semi oculto (me negué a entrar al baúl, especialmente después de recordar los tres vasos llevados con el trago).


La pañoleta de Salomé, esa que no se usó para atarme a la cama no aparecía. Revolcamos la habitación, sacudimos la cama, y nada. Pensamos que entonces habría podido quedar en mi carro. Sin embargo, allí tampoco estaba. No sé que ocurrió con ellos después de que me dejaron en el lugar donde había dejado mi carro. No he hablado con ellos, ni ellos conmigo, y tal vez estén esperando a que les envíe lo que estoy por terminar de escribir.


EPÍLOGO


Nunca antes había hecho un trío. Nunca antes había tenido una cita a ciegas con el único propósito de cumplir las fantasías sexuales de ella, y menos acompañado por otro. Nunca antes había intentado tirar bajo los efectos de la gripa, los antigripales y el vodka, todos al mismo tiempo. Es decir, nunca antes había hecho lo que hice el viernes. Repetirlo? No sé, habrá que esperar a que se den otra vez todos los elementos, salvo por la gripa y los antigripales. Sin embargo no me arrepiento. Ellos... no se!


He descrito cada lugar en que estuvimos y lo que hicimos para que Usted, desprevenido lector, si nos vió, sepa que era lo que estabamos haciendo y por qué. Sin ser vulgar o repetitivo, he contado desde mi perspectiva y memoria lo que ocurrió la noche del 7 de agosto, que ahora que recuerdo, fue el día de la posesión. Que casualidad no?!


Si alguna vez tiene la oportunidad de hacer lo que yo hice, no deje de hacerlo. Siempre hay la posibilidad de parar o de seguir, pero nunca de hacer lo que ya no se hizo. Es más, si está en Bogotá, y tiene una linda pareja, escríbame un mail, tal vez no tenga gripa y usted (ella) corra con mejor suerte que Salomé.

Puntúa este relato: (1 votos)

Visitas web: 171740

Noticias destacadas

La mejor TIENDA ERÓTICA

Disfrútala con tu pareja

La mejor TIENDA ERÓTICA

Los mejores y más variados artículos eróticos a precios de ganga. Ofertas y descuentos a p... Seguir leyendo

El mejor juego erótico

soloadultos.com

El mejor juego erótico

¿Estais hartos de que, al adquirir un juego erótico para disfrutar en vuestra intimidad, o... Seguir leyendo

Webs recomendadas

Parejas.NET
Parejas.NET - La primera red social liberal

© 1998/2010 Parejas.NET - Todos los derechos reservados.
Este espacio cumple con la Ley 34/2002 (LSSICE) - [Condiciones generales] [Datos legales] [Webmasters]
Sistemas de protección contra el acceso de menores: Net Nanny | SafeSurf | Ciber Patrol | Cibersitter | Internet Filter